Centrado en mí

Cuando soplan los vientos
que amenazan los cimientos.
Cuando el tiempo no alcanza
y hasta el mismo suelo danza.
Permanezco en el centro,
soy el fiel de la balanza.

Si fieras tempestades
zarandean las edades
revolviendo norte y sur,
apagando toda luz,
me anclo en soledades,
soy un faro de quietud.

Porque nada me puede
si en mí estoy,
porque nada me mueve
si sé quién soy.



No hay comentarios:

Publicar un comentario